El proyecto de ley de cine de Cataluña favorecería el cine en versión original

5 03 2009

El proyecto de nueva ley de cine para Cataluña ha desatado la caja de los truenos a cuenta de la nueva normativa en materia de política lingüística que afectaría a las distribuidoras que pretendan exhibir cine en las salas catalanas.

Si el boceto de la ley prospera, el próximo año la mitad de las copias de cada película en lengua extranjera que se exhiban en Cataluña deberán estar subtituladas o dobladas al catalán. La ley exactamente viene a decir casi textualmente que siempre que una película filmada en lengua diferente al español o catalán se estrene en Cataluña, ya sea en versión subtitulada o doblada, el distribuidor la deberá subtitular o doblar en las dos lenguas oficiales, y deberá distribuir el 50 por ciento de las copias del largometraje en cada una de las lenguas oficiales.

Intentando ser positivo ante esta nueva iniciativa legislativa, a parte de la bondad obvia que significa que el ciudadano tenga la opción de elegir en cuál de los dos idiomas oficiales quiere ver el cine, puede verse con buenos ojos la voluntad que ha manifestado el Gobierno catalán por fomentar la distribución y la exhibición en versión original subtitulada, que a falta del conocimiento de la lengua en cuestión es la forma de visionado que preserva con mayor garantía la autenticidad del objeto artístico y el respeto al trabajo de los artífices e intérpretes de la obra original.

A ese respecto y según ha manifestado el conseller de Cultura y Medios de Comunicación Joan Manuel Tresserras el anteproyecto de ley contempla entre otras iniciativas la posibilidad de que el cine doblado podría estar afectado por una pequeña tasa, que sirviera para alimentar el estímulo del cine en versión original subtitulada.

Sin embargo, y aunque en Francia una ley semejante parece estar dando buenos resultados, soy escéptico en que la vía tributaria sea la mejor vía para estimular el cine en versión original. A ese respecto entiendo que cualquier medida que abunde en esa línea tiene que venir precedida de iniciativas que hagan posible una sensibilización del espectador entorno a los valores añadidos que entraña el visionado en versión original, más aún en un país donde el doblaje ha sido la forma habitual de acceder al producto cinematográfico.

En cualquier caso, la polémica está servida y es seguro que esta nueva medida intervencionista no contentará a todos, especialmente a las grandes compañías distribuidoras estadounidenses que se han negado rotundamente a alcanzar ningún acuerdo a pesar de las condiciones excepcionales que les ofrecía el ejecutivo catalán. Veremos en qué queda todo esto pero no alcanzo a imaginar una cartelera sin los grandes éxitos de Hollywood, la gran baza con la que juegan las “majors”.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: