Crítica: El curioso caso de Benjamin Button

17 02 2009

A partir de hoy este blog va a tener la suerte de contar con la agudeza crítica de la pluma de un buen amigo de tertulias cinéfilas que ha tenido a bien permitirme que sus reflexiones también tengan eco en esta salita oscura. Estoy seguro que estas reseñas, que irán bajo la firma de Apolo, os resulten tan enriquecedoras como lo son para mí. Y para empezar os dejo con la que corresponde a una película que está en boca de todos:

benjamin_button_poster

Los sueños mueren primero

A años luz de las expectativas provocadas por su primer largometraje (¿Recuerdan aquel pedrusco pretendidamente innovador que resultó ser una grotesca y, lo que es peor, aburrida exhibición de tópicos de género titulado Seven?), la trayectoria fílmica del director David Fincher ha ido apagando sus luces progresivamente, sin que El curioso caso de Benjamin Button parezca que pueda devolver de nuevo las luminarias, pese a sus exageradas 13 candidaturas para los Oscar, incluyendo la de Mejor Película.

Y ello no será porque el relato homónimo de Francis Scott Fitzgerald, autor de la celebérrima “El gran Gatsby” , llevada a la gran pantalla por Jack Clayton, con Robert Redford y Mia Farrow, no ofrezca todo el esplendor, el lustre y el peculiar encanto alegórico de la era del jazz, aunque todo ello quede empañado por habernos conducido hacia una visión muy estirada del texto original.

El curioso caso de Benjamin Button parte de una premisa original pero ya no muy novedosa, pues a la historia de Scott Fitzgerald le han secundado repetidas historias sobre individuos cuya vida se aleja de la generalidad de los mortales, como podría ser el caso de El mundo contra reloj, de Philip K. Dick (por cierto, imprescindible la novela de Michael Bishop “Desgraciadamente, Philip K. Dick ha muerto”, publicada por la Factoría de Ideas, en la que el autor ganador de los premios Nebula, Locus y Science Fiction Chronicle rinde homenaje al maestro de la ciencia ficción); La flecha del tiempo, de Martin Amis o incluso Las confesiones de Max Tivoli, escrita por Andrew Sean Green, donde su protagonista nace viejo y muere como un niño.

curious-case-benjamin-button

Benjamin Button, nombre del personaje que da título a la película, nace con una particularidad. Se diría que su vida se encamina en dirección contraria a las manecillas del reloj. Su cuerpo y sus constantes vitales evolucionan inversamente con el tiempo. Benjamin nace en 1918 en la ciudad de Nueva Orleans con la apariencia y las limitaciones físicas de un adulto en edad madura y muere en el año 2001 igual que un bebé.

En el transcurso del tiempo, se producen continuos encuentros y desencuentros con Daisy quien primero se presenta como una niña a la que observa con ojos de Humbert Humbert, el licencioso protagonista de Lolita de Nabokov; más adelante como una amante perfecta y, finalmente, bajo los rasgos de una madre adoptiva en cuyos brazos se extinguen sus últimos suspiros de vida.

Yace en su título, El curioso caso de Benjamin Button, toda una declaración de principios: nos encontramos ante un filme de personaje. Y en lo que a esa declaración respecta, la honestidad de Fincher en el planteamiento de la película es totalmente transparente.

No lo es tanto, cuando nos relata la transformación. El paso desde el monstruo hasta un hombre atractivo acorde con el mundo discurre de manera atropellada allá donde la secuencia de sus imágenes debía ser delicada y progresiva. Los giros de un acontecimiento dramático al siguiente no están resueltos y las escenas vuelven al punto de partida: Sin resolver.

Su excesiva minuciosidad estilística, hinchada con golpes de efecto, sólo evidencia la carencia de recursos narrativos y una escasa capacidad de síntesis para contarnos una historia hilada sin demasiada fortuna, confiando sólo en la fuerza de sus intérpretes.

cate-blanchett

Ni el entusiasmo ni la destreza interpretativa con que unos titánicos Brad Pitt y Cate Blanchett abordan sus personajes consiguen remontar una función que debería pivotar entre la comedia romántica y la alegoría filosófica. Pero el olor irrenunciable del realismo mágico que desprende la historia no mantiene ninguna correspondencia con las cabriolas que el director de El club de la lucha obliga a realizar a su operador de cámara.

No hay ni rastro de la sutileza del Renoir de La bella y la bestia. Tampoco Eric Roth, guionista de Forrest Gump, logra alcanzar la densidad que demanda el texto de Scott Fitzgerald, convirtiendo el romanticismo en sensiblería y la alegoría en trivialidad. Sólo a través de una factura técnica de vanguardia y unas actuaciones de aplauso podrá colocarse esta irregular película en un rellano de obras memorables.

Anuncios

Acciones

Information

3 responses

21 02 2009
Bitacoras.com

Información Bitacoras.com…

Esta anotación ha sido propuesta por un usuario para ser votada en Bitacoras.com.
Para que el proceso finalice, deberás registrar tu blog en el servicio….

22 02 2009
Bitacoras.com

Información Bitacoras.com…

Si lo deseas, puedes hacer click para valorar este post en Bitacoras.com. Gracias….

6 03 2009
y3f3rs3n

(Muy buena la película) la recomiendo ya que me gustó mucho y dan a entender muchas cosas que pasan en la vida y que a veces no es bueno guardarle rencor a nadie, como en el caso de Benjamín que le tuvo un poco de rencor a su padre ya que lo dejó abandonado cuando estaba recien nacido. Como era muy feo no lo quería pero después que pasa el tiempo busca a su hijo le dio mucho dinero pero nunca le dio amor y cariño, Benjamín se sentía triste por eso pero sin embargo cuando su padre estuvo a punto de morir el no se resignó y estuvo con él en ese momento sin guardarle rencor después de haberlo dejado abandonado por el defecto de fealdad que tenía……

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: