Festival de Cine de Montaña: 5ª jornada

22 12 2008

jornada5

La quinta jornada del Mendi-Zinemaldia dio comienzo, fuera de concurso, con un clásico que está considerado como el primer filme de escalada: La vie au bout des doigts (1982). Su éxito mediático fue tal que catapultó al escalador Patrick Edlinger al rango de estrella mundial, y sobre todo dio a conocer la escalada al gran público. Tal fue su repercusión que incluso fue nominado a los Oscars.

Filmado en 1982 en en “Les Gorges du Verdon” en el sudeste de Francia (Alpes-de-Haute-Provence), uno de los más bellos cañones fluviales de Europa, la escalada en libre con los pies descalzos de Edlinger filmada en este documental sigue impresionando por su pulcritud, pureza y aparente facilidad a pesar de los muchos años transcurridos desde entonces.

Patrick Edlinger, icono de toda una generación de escaladores y precursor de la escalada deportiva une a su talento insultante el arte del realizador Jean Paul Janssen para inmortalizar en esta cinta la belleza de la escalada en su modalidad más innata.

Siguió la sesión con el cortometraje de ficción De un hilo (2005) de Juan Carlos Romera inspirado, si no me equivoco, en “El cuento de las arenas”, una parábola sufí atribuída a Awad Afifi el Tunecino. Un modesto trabajo rodado en un fin de semana con muy poquitos medios pero cuyo guión transmite muy acertadamente la enseñanza del cuento y nos invita a una sonrisa reflexiva.

Acto seguido otro cortometraje de ficción del mismo realizador, Waterforce, el poder de la montaña (2005), surgido de una conversación entre amigos sobre barranquismo en referencia a la temeridad con que cierta gente afronta esta actividad, como si de un parque acuático cualquiera se tratara.

Este filme en el cual se escenifica una crecida, curiosamente fue rodado en Sierra Nevada en el 2006 en pleno año de sequía. Medios precarios, mucha imaginación y muchos viajes a Huesca los fines de semana para filmar a finales del frío otoño pirenaico.

Al final de la proyección el propio Juan Carlos Romera confesaría los vertiginosos equilibrismos logísticos que hay que hacer para poner en pie una producción sin más ayuda que la de los amigos y la propia creatividad. A regañadientes desveló también  alguno de los truquillos que hicieron posible recrear la crecida, como la pequeña presa en Suiza que tuvieron a su entera disposición y que desahogaba a discreción.

El siguiente trabajo presentado fue el corto documental Inclinacions, de Gerard Montero, Gonzalo Castanera y Nelson Hausmann, que se nos presentaba de la siguiente manera:

“Cada home és fill del seu temps. El documental és un passeig per Montserrat on les parets i roques prenen diferents inclinacions, de la mateixa manera que els quatre escaladors que hi intervenen, fills de diferents èpoques, que ens presenten diverses maneres d’entendre aquesta muntanya i l’escalada que s’hi practica.”

caratula_inclinacions

Un interesante proyecto de fin de carrera que aborda desde un punto de vista preferentemente humano las tres etapas principales del mundo de la escalada en Catalunya: pioneros, modernización y boom de la escalada.

Tomando como punto de referencia la mágica montaña de Montserrat y escaladores de las tres generaciones (Agustí Ventura, Joan Cerdà, Antonio Garica Picazo y Carles Brascó) se hace una fugaz retrospectiva desde los tiempos en que la escalada era una auténtica válvula de escape ante la falta de libertad y de dinero hasta la época actual dominada por la escalada deportiva donde la cumbre y la competición suelen superar al placer del deporte entre amigos y al simple placer de la dificultad.

Unos bellos créditos de cierre despidieron este entrañable documental que nos obsequió emotivas imágenes del octogenario Agustí Ventura en plena actividad. Todo un ejemplo a seguir.

La jornada finalizó con el documental Ritmo latino en la cara oeste (2007) de Ramiro Calvo, documental galardonado con el premio “Alpinism” de 55º Festival de Cine de Montaña de Trento.

cerro_latino_01

Esta cinta relata en clave de comedia musical la brillante escalada de la cara oeste del Cerro Torre (Patagonia) por parte de cinco jóvenes barilochenses a través de la vía natural abierta en 1974 por los escaladores italianos “Ragni di Lecco”.

Una visión irónica con humor típicamente argentino que puso una nota de color al tono estrictamente épico de otras producciones.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: