Crítica:Transylvania

13 11 2008

transylvania-cartel

Título: Transylvania
Dirección: Tony Gatlif
País: Francia
Año: 2006
Duración: 103 minutos
Género: Drama, road-movie
Reparto: Asia Argento (Zingarina), Amira Casar (Marie), Birol Ünel (Tchangalo), Alexandra Beaujard (Luminitsa), Beata Palya.
Guión: Tony Gatlif
Fotografía: Céline Bozon
Música: Tony Gatlif y Delphine Mantoulet
Web oficial: http://www.sherlockfilms.com/
Fecha de estreno en España: 21/09/2007

El realizador, guionista y compositor de raíces gitanas Tony Gatlif (Argel 1948), que atesora la Palma de Oro al mejor director del festival de Cannes por Exil (2004) así como un buen ramillete de premios en los César franceses amén de otros galardones internacionales, sigue fiel a su línea de trabajo personal y pensamiento subversivo y nos obsequia con un atípico road-movie a ritmo de video-clip que si bien aborda en primer plano un tema tan universal como la búsqueda del amor de la mano de una impactante y entregada Asia Argento, no deja escapar la oportunidad de abundar en temas recurrentes en su filmografía como la problemática de las minorías étnicas, y gitana en particular, o el estudio antropológico del folklore popular. Sirva al caso recordar títulos como Corre gitano (1981) o Les Princes (1982).

asia-argento-transylvania

La particularidad más reseñable de este último trabajo del franco-argelino reside en la presencia omnipresente de la banda sonora como columna vertebral de este viaje iniciático que emprende la protagonista de la historia, Zingarina, en busca de un amor perdido y en última instancia de la felicidad: “Quiero ser feliz, que alguien cuide de mi”. Este mosaico profuso y constante de ritmos, danzas y algarabías balcánicas, gitanas y orientales salpicado con un gratinado caótico de idiomas (francés, rumano, inglés, italiano) se constituye en el auténtico guión director de esta búsqueda errática y enloquecida de Zingarina por encontrar su lugar en el mundo.

Quizás estemos demasiado acostumbrados a un cine de imágenes y de diálogos en el que la música es relegada a un mero papel de comparsa y esto nos impida apreciar la arriesgada apuesta de Gatlif por darle voz y situarla en un estatus de igualdad expresiva. En ese sentido lo más loable sea que la banda sonora se fusiona a la perfección con la idea de tránsito que recorre la cinta, prevalente pero sin arrogarse el protagonismo en exclusividad.

Todo viaje es una búsqueda interior y en este caso la búsqueda es animada indefectiblemente por la música. Sin música no hay viaje, parece decirnos Gatlif; por eso la música no puede parar por mucho que Zingarina presa de su desazón existencial implore al cielo un desgarrador “basta de música, se acabó el viaje”.

Y es que así como el drogadicto re revuelve en la abstinencia desintoxicadora, también se retuerce el alma frustrada ante la música sanadora. Porque la música es para gozar, no para hacerse daño, como apunta uno de los músico zíngaros en una escena en que Tchangalo (Birol Ünel), compañero de viaje de Zingarina, pretende lastimarme al son de la música. Pero el viaje debe continuar, y lo ha de hacer a través de un desapego y abandono catártico propiciado por una música redentora que permite la reconciliación con un mismo y que da paso en última instancia a la serenidad en un desenlace final abierto.

amira-casar

Es por tanto una de esas películas en las que lo que a unos nos parece virtud para otros será a buen seguro pecado capital. A mi juicio, sin embargo, la clave en cierta manera errática en la que conscientemente está planteado el guión no deja de ser procedente en cuanto ayuda a la percepción del sentimiento de pérdida, desolación y frustración que aqueja a la protagonista, de la misma manera que ayudan el ambiente irracional y mágico en el que se refugia la ilusión de los desheredados, o las localizaciones en paisajes castigados de una Rumanía rural miserable y en abandonadas fábricas fantasma reliquias del extinto régimen comunista.

En definitiva, un servidor daría un voto de confianza a estas producciones que, si bien lejos de la exquisitez técnica, aportan una valiosa dosis de compromiso, valentía creativa y honestidad.

birol-unel

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: