Crítica: Caramel

26 01 2008

Caramel-poster
Título original: Sukkar banat
Título internacional: Caramel
Nacionalidad: Líbano, Francia
Año: 2007
Duración: 95 min.
Género: Ficción, comedia
Directora: Nadine Labaki
Guión: Jihad Hojeily, Nadine Labaki, Rodney El Haddad
Reparto: Adel Karam, Aziza Semaan, Dimitri Staneofski, Fadia Stella, Fatmeh Safa, Gisèle Aouad, Ismaïl Antar, Joanna Moukarzel, Nadine Labaki, Sihame Haddad, Yasmine Elmasri
Música: Khaled Mouzannar
Fotografía: Yves Sehnaoui
Fecha de Estreno: 18/01/2008
Web oficial: http://www.caramel-lefilm.com/

El cine actual está tan necesitado de aire fresco que propuestas poco adoctrinadas como la que nos hace la libanesa Nadine Labaki en ésta, su opera prima, terminan por meterse en el bolsillo tanto al público como a un buen sector de la crítica, como bien reflejan los premios y reconocimientos que viene cosechando, entre los que podemos destacar el Premio TCM del Público y el Premio de la Juventud obtenidos en la 55ª edición del Festival de Cine San Sebastián.

Tomando como base de operaciones una peluquería de un modesto barrio de Beirut, Nadine Labaki edifica una trama coral tan heterodoxa y llena de contradicciones como la propia sociedad libanesa, que vive a caballo entre dos mundos que se dan la espalda y que sin embargo están condenados a entenderse.

Caramel-Nadine

Serán las confidencias de cinco mujeres que comparten sueños, frustraciones y alegrías al calor del caramelo acitronado con el que desnudan la piel de su vello en oriente las que den estructura a una cordialísima y divertida comedia que, no obstante, tampoco oculta el drama y las miserias que se viven en la trastienda de una sociedad pretendidamente liberal pero sujeta aún a ataduras tan correosas como aparentemente intangibles.

Con una valentía propia del descaro del recién iniciado, Nadine no tiene ningún recato en trabajar en las distancias cortas, utilizando la cámara sin pudor, aún con el riesgo de descubrir las limitaciones de unos actores neófitos cuya interpretación encabeza con un magnetismo magistral la propia directora, y a los cuales dirige con tal acierto que logran establecer una contagiosa atmósfera de complicidad con gran capacidad de transmisión, envidia de muchos que se hacen llamar profesionales.

Caramel-fotograma

Aunque bien es cierto que en más de un momento pudiera recordar al cine de calle de un conocido autor patrio, Nadine bebe de tantas fuentes que logra dotar a la cinta de un estilo muy personal, que conjuga armoniosamente en una sola entrega llena de esperanza elementos llenos de sensualidad, sensibilidad, humor y dramatismo.

Pero en una sociedad cada vez más crispada y enfrentada, quizás el mayor logro, capaz de derribar las defensas del espectador más escéptico, sea ese temple y esa natural delicadeza exenta de ira a través de la cual Nadine Labaki refleja una realidad con no pocas aristas.

Alguien pudiera pensar que los temas esbozados hubieran merecido mayor ahínco, pero la joven realizadora, guionista y actriz de Baabdat opta, a mi juicio acertadamente, por trasladar, no tanto las manifestaciones externas de la falta de libertad real, como el tsunami emocional y existencial que azota el universo íntimo de unas mujeres no sólo acotadas por los prejuicios de la tradición y los dogmas religiosos, sino por el propio autocontrol y autocensura del que son víctimas.

En su afán por plantear un cumplido muestrario de estas penalidades y deseos íntimos, la historia abre tanto el abanico que alguna de las historias queda levemente desamparada, pero aún y todo la consistencia de la propuesta permanece firme y atractiva.

Quizás el peor enemigo que pueda tener esta película sean precisamente las expectativas desmedidas que haya podido generar la buena acogida con que viene avalada. Seamos justos, nadie (o casi nadie) empezó siendo un maestro. Desde esa perspectiva podemos decir que este debut es para nota, y es que conseguir en el primer asalto parte de algo tan preciado como la magia que respira esta cinta es un regalo de las musas.

Y no quiero acabar sin citar una frase de Nadine que bien pudieran tomar como ejemplo muchos cineastas apoltronados: “La vida es demasiado corta para no arriesgarse.” Efectivamente.

Anuncios

Acciones

Information

One response

16 08 2008
HENRY LIZARRALDE

CARAMEL – …ABSOLUTAMENTE REFRESCANTE–GRACIAS NADINE.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: