Crítica: Bab’Aziz

15 01 2008
bab-aziz-poster


Título: Bab’Aziz
País: Túnez, Francia, Alemania, Hungría e Irán
Año: 2005
Duración: 98 min.
Género: Drama
Director: Nacer Khemir
Intérpretes: Parviz Shaminkhou (Bab’Aziz), Maryam Hamid (Ishtar), Nessim Kahloul (Zaid), Mohamed Grayaa (Osman), Golshifteh Farahani (Nour)
Guión: Christopher Thompson y Thierry Klifa.
Música: Armand Amar
Fotografía: Mahmoud Kalari
Montaje: Isabelle Rathery
Estreno en España: 11/01/2008
Web oficial: http://www.karmafilms.es/babaziz/


No es precisamente el polifacético Nacer Khemir, cuentacuentos, escultor, ilustrador y poeta, un realizador que se nos haya prodigado en la pantalla grande. Tres obras jalonan un periplo de 22 años: Les Baliseurs du désert (1984), con la que obtuvo la Palmera de Oro en la Mostra de Valencia y el Montgolfière d’Or del Festival de los Tres Continentes de Nantes, Le Collier perdu de la colombe (1991), Premio especial del jurado en Locarno, y, finalmente, la cinta que ahora nos ocupa, Bab’Aziz (2006).Desalentado por la dinámica de nuestras carteleras ya había adquirido hace algún tiempo el DVD cuando me he llevado esta semana la grata sorpresa de ver su estreno en algunas salas españolas, mas bien pocas, todo hay que decirlo. Y verdaderamente es una suerte porque la belleza estética de este místico poema visual y sonoro con que nos obsequia el realizador tunecino no merece otra suerte que la de ser exhibida en la gran pantalla.El esqueleto de este cuento cinematográfico inspirado en la vida de Ebrahim Adham, místico persa que vivió en el Irán del siglo XI, nos muestra a Ishtar, una muchacha de 10 años, que acompaña a través del desierto a su abuelo Bab’Aziz, un viejo derviche ciego, en un viaje cuyo destino es la gran reunión de derviches que los reúne cada treinta años.

Pero sólo descubre el lugar secreto de encuentro aquel que tiene fé y sabe ver el camino con los ojos del corazón y escuchar con el alma las notas silenciosas que susurra el desierto. En este viaje a través de la inmensidad abrasadora de un mar de dunas se cruzarán con otros viajeros en busca del mismo destino: Osman, que sueña con encontrar el palacio y las doncellas que descubriera un día al caer en un pozo. Zaid, cuyo canto sedujo a una bella mujer que se desvaneció al amanecer. Hussein en busca de su realización espiritual. Y finalmente, el príncipe que abandonó su reino para contemplar su alma y abrazar la pobreza del derviche.

Ishtar

Nacer Khemir, a caballo entre su origen tunecino y su formación francesa, intenta lanzar un cabo de socorro a su herencia religiosa islámica para tratar de evidenciar los valores esotéricos del Islam a través del reflejo de la espiritualidad innata del sufismo, verdadero custodio del esoterismo islámico.

En ese sentido, desconozco hasta qué punto puede esta película servir al objeto de lavar la cara de un Islam que tiene en el fundamentalismo su peor carta de presentación. En cualquier caso nadie duda de la licencia de intentar romper esa perversa identificación sistemática del Islam con el extremismo religioso, si bien recurrir a la tradición sufí puede resultar tan extemporáneo e iluso como que el cristianismo haga lo propio con la tradición de nuestros grandes místicos, raíz gnóstica no menos desdeñable pero a día de hoy cercenada por la ignorancia de una religión que ha devenido hueca.

Transcendiendo no obstante la reivindicación política, la cinta recupera y expone a través de una vía iniciática tan ancestral y evocadora como el cuento, una serie de valores universales, inherentes a toda pretensión humanista.

Y en este mundo de sordos de corazón, en el que sólo nos oímos a nosotros mismos, especialmente valiosa resulta su reflexión sobre el concepto de escucha como elemento ineludible del respeto y consideración al prójimo, primer peldaño del amor.

Así en un marco de notas tan básicas, esenciales y puras como las que cobija la inmensidad desnuda del desierto, libre éste de vanalidades, el viaje y el cuento, trascendiendo el tiempo y el espacio, nos llevan de la mano a explorar la riqueza del mundo árabe-musulmán más allá de los prejuicios y caricaturas tendenciosamente alimentadas por los autoproclamados adalides occidentales del bien.

En definitiva una obra para el espíritu, fascinantemente bella, contemplativa, laberíntica y conciliadora, que nos propone un viaje a los terrenos del corazón y del amor, hable éste en cualquiera de sus manifestaciones.

Dice el proverbio sufí “Hay tantas maneras de llegar a Dios como seres humanos sobre la Tierra”; y digo yo, no importa cuál, pero escojamos una.

Sama



Anuncios

Acciones

Information

6 responses

29 02 2008
Película Bab’Aziz, el sabio sufí (Bab’Aziz) en Pochoclos.com

[…] el blog A media luz presentan una muy interesante reseña sobre este filme. El autor menciona que la intención de […]

20 07 2008
elena arce

NO HE VISTO LA PELICULA PERO CREO QUE ES MUY INTERESANTE, OJALÁ SE PUDIERA ENCONTRAR EN ALGUN SITIO O LA EXHIBIERAN EN ALGÚN CINE DE MI CIUDAD…

ME INTERESA MUCHO EL CINE… Y DISFRUTO DE UNA BUENA FILMACIÓN… GRACIAS al dueño del blog POR LOS INFORMES… elena

8 09 2008
Bab ‘Aziz y las poesías de Rumi | Té con Menta

[…] más que maravillas de esta película, en todos los sentidos, al igual que en el blog  “A media luz“, donde en su personal comentario/crítica sobre esta película, no he encontrado nada a […]

12 11 2008
Paulina

La película es bellísima, su historia es simple pero con frases profundas y transformadoras, realmente un obsequio para el alma.

30 11 2008
Perro Feroz Amarillo

Interesante acercamiento cultural a esta doctrina y forma de entender la filosofía del Islam en su sentido más puro, en la que a través de la música, la poesía, la muerte o el amor, y con la fábula y la metáfora como vehículo adoctrinador, los derviches buscan alcanzar la espiritualidad en un entorno que Khemir ha sabido plasmar bellamente, y donde elementos como el sol o la arena forman una parte esencial de la vida.

14 02 2009
BEGULIS

SOLO PARA CULTURETAS. ABSTENERSE EL RESTO.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: