Crítica: Luz silenciosa

5 12 2007

luzsilenciosaposterfinal

Título: LUZ SILENCIOSA
Dirección: Carlos Reygadas
País: México, Francia
Año: 2007
Duración: 125 min.
Género: Drama
Reparto: Elizabeth Fehr, Jacobo Klassen, Maria Pankratz, Miriam Toews, Cornelio Wall, Peter Wall
Guión: Carlos Reygadas
Fotografía: Alexis Zabé
Productor: Carlos Reygadas, Frans van Gestel, Jaime Romandía, Jeroen Beker.

Como ya confesé con ocasión de unas declaraciones del director en el Festival de Cine de Londres, Carlos Reygadas es un cineasta que me interesa, que no quiere decir que me subyugue, aunque no pueda negar cierta fascinación. Y me interesa porque en unos momentos en que la mediocridad, el famoseo, los remakes y las secuelas lo pueden todo, él al menos se atreve a arriesgar y hacer propuestas innovadoras oxigenando el irrespirable panorama cinematográfico.

Después de Japón y la controvertida Batalla en el cielo, su tercer largometraje Luz silenciosa (Stellet Licht, 2007) parece transcurrir por el camino del éxito habiéndose hecho ya con el Premio del jurado en el Festival de Cannes y recientemente con el Colón de Oro del Festival de Cine Iberoamericano de Huelva.

Con tanto premio había empezado a temerme lo peor, y es que soy hombre de poca fe, más bien de ninguna, pero una vez vista la cinta recupero el resuello al constatar que Reygadas sigue fiel a su personalísimo estilo y persigue explorando por territorios anejos a los de sus cintas precedentes.

En este caso el realizador mexicano aborda un tema tan universal y básico como el de las veleidades del amor que abocan a la infidelidad, pero desde un ángulo de percepción que diríase que nos encontramos ante algo radicalmente diferente.

Puede contribuir a tal singularidad y gravedad el hecho de que la trama se sitúe en una comunidad menonita, una de cuyas principales características es precisamente la rigidez y estricto sometimiento a los dictados de su religión, una forma anticuada de protestantismo en donde el adulterio es impensable.

Pero en cualquier caso, y aunque el entorno casquivano catapulta la dimensión dramática de la trama, el tratamiento de Reygadas es lo verdaderamente diferencial. Recurriendo una vez más a la verdad y potencia de las miradas de sus actores rescatados de entre el pueblo, en este caso menonitas auténticos de las comunidades de México, Alemania y Canadá, transmite con aplastante convicción las grandezas y miserias de un amor fuera de guión y que trasciende lo meramente pasional.

Argi-ixila

No abandonará su particular aire cadencioso e íntimo, exasperantemente pausado si se quiere, que parece pretendiera detener el tiempo para mejor penetrar en la razón de ser de las cosas.

Sin más acompañamiento musical que el propio de la naturaleza o el de los quehaceres cotidianos logrará un maravilloso efecto sinestésico creando en nuestra mente texturas tactiles a través de esos sonidos primarios e imágenes granulosas. Es fascinante sensualmente hablando lo evocador que puede ser recuperar la consciencia sobre sonidos tan presentes e ignorados como el persistente y rítmico cantar de los grillos en una noche estrellada o el chapoteo sordo del agua enjabonada al lavarnos la cabeza.

Y si a esto añadimos esos encuadres imposibles donde todo parece incomprensible hasta que de repente entra el foco de atención que da sentido al marco, ese tratamiento tan cuidado y especial de la luz jugando con las sobreexposiciones para suscitar atmósferas oníricas e irreales, esa fotografía que redescubre los valores visuales de las simetrías… Son tantas cosas.

En fin, no me extraña que Iñarritu o Cuarón hayan salido en defensa de Reygadas ante los críticos que sólo entienden el objeto finalista de las cosas obviando la importancia la lírica de los sentimientos y del movimiento interior de emociones que también encierra el tempo reflexivo.

Y termino. Estamos ante cine con mayúsculas. Pero, atención, ni es fácil ni tiene porqué gustar, lo que es perfectamente respetable. Sólo para naturalezas indagadoras.

silentnights

Más detalles en: http://www.publico.es

Anuncios

Acciones

Information

2 responses

23 02 2009
Zinemastea 2009 « A media luz

[…] que proyectará Un lugar en el cine, de Alberto Morais, Of Time and the City, de Terence Davies, o Luz silenciosa, de Carlos Reygadas, junto a cortos como Yours Truly, Footnotes to a House of Love o El ataque de los robots de […]

4 03 2009
Yours Truly, mejor corto en Zinemastea « A media luz

[…] con cintas como: Un lugar en el cine, de Alberto Morais, Of Time and the City, de Terence Davies, o Luz silenciosa, de Carlos Reygadas, junto a cortos como Yours Truly, Footnotes to a House of Love o El ataque de los robots de […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: